[RESEÑA] Para ser de ayer, suenan muy de hoy: Los Muppets

Fotos: nuevaspeliculas.info/filmofilia.com/thefilmstage.com/poptower.com

Oliver Beckett Grien

oliver@impetumexico.org

Este año me ha tocado presenciar dos películas con una estrategia similar: tienen formas y contenido para niños, pero en realidad están hechas para adultos. Por si no caes en cuenta de cuáles hablo, son Don Gato y la nueva entrega de Los Muppets. ¿Y sabes qué es lo mejor? Que son buenas, quizá hasta muy buenas y eso que nunca fui fan de ninguna de las dos.

En esta ocasión, acompañada por una original e intensa campaña publicitaria (mira los detalles al final de esta crítica), la película de Los Muppets da mucho de lo que se pudiera esperar: alegre, inocente, dulce, dinámica, musical, graciosa, alocada, estrafalaria, histérica, explosiva, delirante, satírica e inteligente.

Sí, su premisa es muy sencilla: el muppet Walter, su hermano mayor, Gary (sí, Jason Segel es hermano de una marioneta) y su novia Mary (Amy Adams) viajan a Los Ángeles para conocer a los muppets. Ahí se encuentran con que ellos están separados: Peggy trabaja para Vogue y vive en París, Gonzo es millonario por un negocio de fontanería y así cada uno tomó su camino. Entonces se enteran que Tex Richman (¿alguien imagina un nombre más adecuado para un villano de Los Muppets?) quiere comprar el teatro donde trabajaba la pandilla para extraer petróleo. Ahí es donde Gary, Mary y Walter buscan a todos los integrantes originales, los convencen de dar un último espectáculo y ganar los 10 millones de dólares que necesitan para pagar la deuda del estudio.

Por esta sencillez en la trama es que la película funciona. Los Muppets 2011 es en muchas formas un homenaje a lo que eran: una divertida comedia que hace reír con sus chistes libres de pretensión, personajes de tela que se sienten como humanos, un show para relajarnos y disfrutar sin dejar la burla y retomar muchos de los aspectos más destacables de la cultura, aún los más intelectuales. Esta cinta nos permite conmovernos y dejarnos envolver por esa atmósfera de dulzura y candidez, nos invita a darnos un respiro para sentarnos a reír con situaciones incoherentes, exageraciones y confusiones. Nos regala musicales a la vieja usanza, llenos de color, fantasía y espectacularidad teatral, tan de Disney, tan de los muppets.

¿Todo en Los Muppets es perfecto? Claro que no. Hay algunas canciones que no encajan del todo, partes de la historia que no se desarrollan de forma adecuada por haber cargado de historias el filme y hasta pequeños problemas de ritmo. Aún así, Los Muppets cumplen y de sobra. Jason Stegel, Amy Adams y Chris Cooper representan sus papeles de la forma en que se necesitaba, aún cuando no puedan lucir del todo por dar espacio a los verdaderos protagonistas, son un excelente apoyo y hacen que todo funcione (gracias a ellos te crees que de pronto alguien puede empezar a cantar a la mitad de cualquier momento). Stegel confirma ser un admirador de los muppets y tremendo comediante, Adams demuestra que es una actriz que puede con el papel que le pongan y Cooper nos divierte con su encantadora interpretación y canto. Los cameos son fantásticos, pero no se los contaré para que se emocionen con las estrellas que participan. Confíen en mí, hay de todo.

Esta nueva película recupera todo lo que hacía maravillosos a los muppets, sin que esté desfasada en el tiempo. Al contrario, con la nueva entrega vemos a unos muppets envueltos en un mundo agitado, trepidante, diferente al que los vio crecer, somos partícipes de su adaptación y su muy curiosa forma de entender la nueva forma de vida. Si creciste con ellos, podrás sentirte identificado y nostálgico; si como yo, los conociste cuando ya habían pasado algunos años, su humor te podrá divertir porque no dejan de ser entretenidos. Si los extrañabas, sé feliz pues tienen un regreso triunfal y a su nivel; si no tenías ni idea quiénes eran, puede que te conviertas en un nuevo fan.

En pocas palabras…

Lo bueno. La combinación para lograr que el filme fuera muy de los 80, pero con el estilo de hoy. También tiene mérito que no sea una mala adaptación, como El oso Yogi.

Lo malo. El poco desarrollo de las tramas. ¡Ah! y que la rana René ya no se llame así, sino Kermit.

¿Debes verla? claro ¡saldrás contento del cine! a menos que jamás te hayan gustado los muppets o su humor, entonces quizá no sea muy recomendable para ti.

Curiosidades de Los Muppets

- Como parte de su campaña publicitaria se realizaron múltiples tráilers parodiando a Crepúsculo, El gato con botas, Happy Feet, Actividad Paranormal (todos en uno), La chica con el tatuaje del dragón (The Pig with the Froggy Tatoo), Linterna Verde (Brein Green), Piratas del Caribe 4 (entrevista especial) y The Hangover (Fuzzy Pack).

- Los tráilers promocionales (los que ya eran en serio) fueron aplaudidos por la crítica. Aquí te dejo todos los que se hicieron para América Latina: youtube.com/user/WaltDisneyStudiosLA#grid/user/59D50D80F3BA8174.

- Para esta entrega se hicieron 120 muppets. Thog es el muppet más alto con 2.20 metros, su ancho es de 1.20 metros.

- Participaron más de 150 bailarines en conjunto para todos los musicales. Para la escena inicial se requirieron 60.

- Es una película verde: su set procuró el reciclaje y reutilizaje del material.

- Peggy cuenta con 12 vestidos diferentes, por lo que tiene más cambios de vestuario que cualquier otro muppet o actor en el elenco. Chris Louboutin diseñó los zapatos de la secuencia final.

- Hollywood Boulevard fue cerrado durante 2 noches para filmar algunas escenas.

- En la escena de París, la rana Kermit/René lleva un traje de Brooks Brothers.