Sin empleo 75 millones de jóvenes en 2012: OIT

Foto: desdeabajo.org.mx

Gustavo Millares

gustavo@impetumexico.org

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) reveló que la tasa mundial de desempleo juvenil se encuentra estancada desde el 2009 y así seguirá a lo largo de los próximos años, pues no se prevé que esta situación pueda cambiar sino hasta el año 2016.

Estas cifras, expresadas en el informe “Tendencias mundiales del empleo juvenil 2012”, realizado por el organismo internacional en Ginebra, Suiza, sostienen que el 12.7 por ciento de la fuerza del trabajo juvenil del mundo estará sin empleo a lo largo de este año.

Con respecto a la crisis ocurrida en el 2009, la tasa actualmente no varía en lo absoluto y, en comparación con los números del año pasado, ha aumentado tan solo 0.1 por ciento. La cifra de desempleo aumentaría todavía más, si se tomaran en cuenta los jóvenes que descontentos con algunas condiciones laborales abandonan constantemente sus empleos. En números exactos, el informe muestra que aproximadamente 75 millones de jóvenes, de entre 15 y 24 años, no tendrán empleo en 2012. Desde 2007, se presentó un incremento de alrededor de 4 millones a esta lista.

José Manuel Salazar-Xirinachs, director ejecutivo del sector de empleo de la OIT, declaró que “la crisis del desempleo juvenil puede ser superada, pero sólo si la creación de empleo para los jóvenes se convierte en una prioridad esencial en la toma de decisiones políticas”.

El funcionario de la OIT también mencionó los aspectos más importantes que ayudarían a esta problemática, como lo son “tomar medidas que ofrezcan facilidades fiscales y otros incentivos a las empresas que contraten jóvenes, así como el apoyo a programas de capacitación empresarial que integren la formación profesional, la orientación y el acceso al capital, y la mejora de la protección social destinada a los jóvenes”.

El informe también comenta que el problema del desempleo es mayor en los países más desarrollados, pues la reducción de la mano de obra ocasiona que menos personal sea contratado, por lo que en estas naciones se observa un desempleo juvenil del 18 por ciento.

En estas sociedades desarrolladas los jóvenes empleados, en su mayoría, se ocupan en trabajos temporales o de tiempo parcial, mientras que en los países en desarrollo se emplean en trabajos familiares o informales no remunerados. Todos estos empleos son denominados como de “baja calidad”.