Sexo oral: ¿Que me tengo que cuidar?

Sexear

Sexo oral: ¿Que me tengo que cuidar?

Itzel Eguiluz

@itzelEguiluz

Mi tesis doctoral es en muy pocas palabras sobre sexualidad, reproducción y migrantes. En otras palabras sobre migrantes jóvenes latinos en Madrid. Para poder hacer una tesis como la mía necesito entrevistar a migrantes y que me cuenten sus historias. Me gusta escucharlos.

Pensando en mi columna de hoy me encontré con un tema que no deja de aparecer en mis entrevistas cuando llegamos al punto de hablar sobre sexo oral: protegerse ante infecciones de transmisión sexual (ITS). Al parecer a algunos pocos les pasa por la mente, otros nunca lo habían pensado y ni hablar de alguno que diga que ha utilizado protección. Así que hablemos de sexo oral y sus riesgos y sobre todo cómo evitarlos.

Herpes, VIH / Sida, VPH (virus del papiloma humano) y gonorrea son algunas de las infecciones que pueden transmitirse mediante la práctica del sexo oral. Aunque la transmisión depende de muchas causas, como nuestro sexo o salud bucal, puede reducirse si usamos protección: condones o láminas de látex, por ejemplo. Todos debemos protegernos hetero y homosexuales, es decir, no importa si el sexo es hombre-mujer, mujer-mujer u hombre-hombre.

Utilizar condón es el caso más fácil de explicar, por eso hay condones de sabores ¿o creían que teníamos sentido del gusto en otra parte del cuerpo? Algunas compañías fabrican condones especiales para sexo oral, que por sus características no son recomendables para la penetración.

En cualquier otro caso utilizar láminas de látex. ¿Láminas de látex? Sí, existen unos cuadros de látex (también llamados protectores dentales) que se venden básicamente en sex shops o en condonerías. Aunque su uso no es común y sí desconocido, todos deberíamos conocerlas y saber en dónde adquirirlas. Deberían, en mi opinión, estar accesibles en cada farmacia y supermercado al lado de los condones, que a su vez no deberíamos tener que pedir en un mostrador.

Por cierto, justificar no cuidarnos, en cualquier tipo de práctica, por las siguientes razones no vale: “se ve sano”; “tiene buena reputación”; “parece que no se mete con muchas”; “es niña bien”; “es niño de familia”; “dice que siempre se ha cuidado”; etc.

Recuerden que la “fidelidad adolescente” (término que parece sólo uso yo) no existe. Fidelidad adolescente es cuando todos somos muy fieles a nuestras parejas, pero generalmente cuando somos jóvenes tenemos una, dos, tres, o más parejas en poco tiempo. Tenemos una pareja y le somos fieles, terminamos con esa pareja, pasan seis meses y tenemos otra, y así sucesivamente… Así que, por más fieles que seamos todos, mejor siempre cuidarse.