[Elige la voz] Elige: un espacio para pensar el futuro desde los cuerpos

Elige la voz

Elige: un espacio para pensar el futuro desde los cuerpos

EligeRed

@EligeRed

voces@impetumexico.org

Hace un par de semanas el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) celebró 20 años de su formación, vinculó su aniversario de fundación con los 40 años del nacimiento de la segunda ola del movimiento feminista en México, así como con la conmemoración de los 5 años de la despenalización del aborto en el Distrito Federal. 

Esta celebración ha motivado en Elige una profunda reflexión sobre la importancia del papel que ha jugado el movimiento feminista en la vida pública y política de México y, especialmente, en el rol de las personas jóvenes como motor de los cambios culturales que ha impulsado el feminismo en la vida de prácticamente todas y todos los mexicanos.

Recuperar la historia de los feminismos en México permite observar la serie de transformaciones que nuestra sociedad ha vivido, cambios que no sólo se refieren a políticas o programas de gobierno que nombren a las mujeres, sino fundamentalmente transformaciones que han democratizado relaciones sociales.

Es decir, los movimientos feministas han acompañado la democratización de México, no sólo en términos de las reformas electorales o la creciente pluralidad política que caracteriza al Estado mexicano, sino en el señalamiento, la denuncia y la propuesta constante sobre la forma en que se organiza nuestra sociedad, misma que sigue siendo injusta, no garantiza la aspiración de igualdad que ha atravesado las luchas de nuestra historia y que particularmente se mantiene violenta para la mayor parte de las y los ciudadanos.

El movimiento feminista ha puesto el centro de su análisis en lo que antes “no debía discutirse” y lo ha llevado al ámbito de lo público. La crítica va contra un sistema que intenta hacer natural la relación lineal entre biología y destino, ignorando que somos las personas quienes con nuestra cultura, políticas, sistema económico, etcétera, moldeamos históricamente el “destino”.

Es el rechazo a una historia de violencias, donde un minoría (los hombres, adultos, blancos, heterosexuales) ha concentrado el poder y la toma de decisiones argumentando que “así debe de ser”, negando con ello el ejercicio pleno de los derechos humanos para la gran mayoría del mundo: las mujeres, indígenas, personas de la diversidad sexual, jóvenes, afrodescendientes y otros grupos.

En este sentido, el análisis y la propuesta del movimiento feminista ha impulsado una de las transformaciones más potentes en la historia de nuestro país, la democratización de nuestras vidas, el goce de nuestros cuerpos y al libre ejercicio de nuestros derechos sobre él, así como el reconocimiento a la diversidad de identidades y de formas de ejercer una ciudadanía plena. Ha impulsado una mirada de derechos humanos no centrada en un solo tipo de individuo, sino en la gran variedad de personas con necesidad de condiciones para vivir de manera autónoma.

Desde Elige identificamos como fundamental la participación de personas jóvenes en el fortalecimiento del movimiento feminista, son especialmente las mujeres jóvenes quienes han fundado grupos, colectivos, organizaciones, redes que generan y promueven nuevas identidades, reflexiones y cuestionamientos al sistema que limita el ejercicio pleno de los derechos humanos.

Es necesario recuperar el planteamiento histórico del movimiento feminista para observar y buscar transformar a nuestra sociedad, en un contexto de violencias, profundas desigualdades y grandes retos democráticos, la aspiración de igualdad en diversidad es una enorme prueba, pero al mismo tiempo nos da la fuerza para imaginar un mundo en donde todas las personas vivan con dignidad.

Afirmamos la importancia y urgencia de tener un análisis generacional que ubique y redimensione los desafíos que implica construir ese otro mundo posible. Nuestro país y los movimientos sociales necesitan ver a las personas jóvenes como individuos plenos y con el mismo derecho a una vida digna, sí como una generación violentada por el contexto, pero capaz también, de construir lazos de solidaridad que la conviertan en la constructora del México y la América Latina que en Elige y otros espacios soñamos: equitativa, diversa, igualitaria, democrática, armónica con el ambiente y en paz.

En Elige hacemos eco de las historia del movimiento del que somos parte y con el que trabajamos día con día para hacer de nuestra historia, un camino de futuro para las y los jóvenes.