[Washa Washeando] Proponer sin escuchar (o “Los políticos”)

Washa Washeando

Proponer sin escuchar (o “Los políticos”)

D. Mornië Alfaro

@Mornie_Aran

voces@impetumexico.org

Sin lugar a dudas, a los políticos en México les encanta estar proponiendo. Es como su deporte favorito e indudablemente, parte fundamental de su campaña. Actualmente Enrique Peña Nieto, “Gelboy”, ha basado su campaña en su ya famoso “te lo firmo y te lo cumplo”. A fin de cuentas, los políticos son expertos en “escuchar” las necesidades de la gente, ¿no?

Pero, durante estas elecciones se han alzado muchas y muy distintas voces. Los #YoSoy132 son el mejor ejemplo de estas voces aunque quien ya me ha leído sabe que yo tengo mis reservas sobre ellos. En este caso, yo les vengo a hablar de la iniciativa de @QuitaUnAnuncio, específicamente de la que se ha llevado acabo en la delegación del Distrito Federal donde vivo: Miguel Hidalgo.

En esta delegación, además de la guerra normal y la guerra sucia, se han alzado varias voces en contra de la publicidad (por que lo que han subido aquí no se le puede llamar propaganda) de los distintos candidatos, especialmente el del PRD, Víctor Hugo Romo Guerra, quien para fines prácticos y de licencia poética, ha tapizado todas y cada una de las calles con su cara.

Ha sido casi como una tragicomedia. En un inicio Víctor Romo “se comprometió” con @QuitaUnAnuncio y salió hasta en la foto del periódico retirando sus anuncios, pero eso fue todo, sólo la foto para el periódico y ya. De ahí en fuera, anuncios, anuncios, anuncios.

De hecho, si checan los tweets que lo mencionan (@vromog), se encontrarán con una serie de personas que le dicen que ya basta con sus anuncios. Aún así,  nada, mientras más anuncios se bajan, más sube él. Y los pone en donde sea, especialmente le gusta ponerlos encima de los anuncios de sus contrincantes.

La pregunta aquí es: ¿qué tanto saben escuchar los políticos? Sí, es relativamente fácil saber las necesidades que tiene cada lugar y es todavía más fácil prometer que vas a arreglar sus problemáticas, pero si desde un principio, mientras estás en campaña, no le haces caso a lo que la gente pide de ti.

El caso de Víctor Romo es uno de muchos, de miles de políticos que en este momento ya están saboreando las delicias de su próximo hueso, sin que les importe mucho el bien de sus gobernados.

Prometer es muy fácil, lo realmente difícil es escuchar a la gente cuando te pide, te exige algo. Los políticos deben de recordar que nos sirven a nosotros, no es al revés, que ellos son nuestros trabajadores y que, en un mundo ideal, ellos deberían de llevar a cabo, sin pensarlo dos veces, lo que la gente les dice y pide.

La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor.