[InclúyeT] Tres décadas de respuesta: el VIH en tiempos de acción comunitaria

InclúyeT

Tres décadas de respuesta: el VIH en tiempos de acción comunitaria

Paul Ibarra

@PaulIbarra06

voces@impetumexico.org

Hace más de 30 años la noticia conmocionaba a propios y extraños, una extraña enfermedad acababa con un sector de la población humana, parecía un castigo venido luego de la revolución sexual. Sin embargo, luego de más de tres décadas de investigación, de prevención, de respuesta ante un organismo microscópico difícil de vencer por su resistencia, el panorama se torna distinto.

El mundo se encuentra en el marco de la XIX Conferencia Internacional de SIDA, que se lleva a cabo en Washington, D.C. en la Unión Americana. Luego de 22 años de ausencia, debido a la prohibición por parte de la legislación estadounidense a la entrada de personas con VIH a territorio estadounidense, hasta 2009 cuando Barak Obama la eliminó, el evento vuelve al vecino país del norte. Cerca de 25 mil personas, entre científicos (as), investigadoras (es), políticos (as), empresarios (as), activistas y PV (personas con VIH) se reunirán toda la semana en la Aldea Global con el fin de dar a conocer los avances en el tema. Se intenta la generación de una agenda global de respuesta ante esta pandemia.

Este 22 de junio se inauguraron las jornadas con una marcha por las calles de Washington al grito de “Mantén la promesa” con lo que se hizo “una llamada de acción” para que el gobierno de los EEUU “cumpla sus compromisos del plan presidencial”.

El entusiasmo de las y los organizadores es basto, sin embargo, la acción es insuficiente. Si bien se han dado varios pasos el camino es muy largo aún. Un ejemplo es la imposibilidad de acceso a Estados Unidos de las personas usuarias de drogas inyectables (UDI) y las y los trabajadores sexuales (TS) por la misma legislación que antes les impedía a los PV’s pisar tierra norteamericana. Un total desacierto ya que son los UDI y TS uno de los grupos más vulnerables ante el VIH. Por lo que su presencia era fundamental en esta conferencia. Sin embargo ante el obstáculo, estos sectores clave decidieron realizar eventos alternos en distintos países. En el caso de los usuarios de drogas efectúan una reunión en Kiev, Ucrania, el cual lleva el título “Asegurando que nuestra voz sea escuchada”. Por su parte, las y los trabajadores sexuales, organizan una conferencia en Kolkata, India bajo el nombre de “Festival de la Libertad de las y los trabajadores sexuales”. Con las que pretenden hacer visible su papel fundamental en esta respuesta.

En la actualidad, en el mundo un poco más de 34 millones de personas tienen VIH. En nuestro país, la epidemia está concentrada en los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, trabajadores sexuales y usuarios (as) de drogas inyectables en edades de loa 25 a 34 años donde la prevalencia es más alta. “Las muertes por la enfermedad cayeron de 1,8 millones en 2010 a 1,7 millones en 2011, mientras que las nuevas infecciones por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) pasaron de 2,6 millones a 2,5 millones, aunque la enfermedad sigue concentrándose en jóvenes y mujeres y continentes como África. En 2011 había 34,2 millones de personas que vivían con el VIH en el mundo, la cifra más alta registrada hasta el momento debido a la prolongación de la media de vida conseguida gracias a las terapias antirretrovirales.” (Fuente el Norte de Castilla).

En México, el tratamiento de VIH es de acceso universal y de manera gratuita por lo que la detección oportuna es fundamental para la atención integral. Aunque aún existen muchas lagunas, como la nula presencia de comunidad trans en las vocalías del Censida, la falta de campañas gubernamentales de promoción de las pruebas rápidas de detección de VIH para población gay, difusión de los derechos sexuales y reproductivos, espacios favorables que contribuyan a la eliminación de la homofobia y la transfobia y el estigma y discriminación asociada al VIH, una educación sexual laica, científica e integral, la respuesta al VIH va por buen camino en la República Mexicana. Estamos bajo las bonanzas de la Ronda 9 del Fondo Mundial, que nos dotó de condones, lubricante, pero sobre todo de una red de trabajo entre pares que crea las bases para la generación de una agenda común.

El trabajo es arduo, ya que la falta de información o la información tendenciosa, nos puede traer consecuencias lamentables. Hace días, por ejemplo, amanecimos con la noticia de que la FDA había autorizado el consumo de un antirretroviral específico para la prevención del VIH en personas que no lo tienen. Que en mi punto de vista es tan absurdo como decirle a una persona que no tiene gripa que tome antibiótico para prevenirla, pero que además coma cítricos, use un tapabocas en áreas específicas y que se eche sus pastillas de Cevalin, ¿o me equivoco? Esperemos que este tema sea tratado en la conferencia en Washington ya que resulta de gran relevancia para saber qué tan pertinente sea utilizar antirretrovirales, con los efectos que esto trae, aunado a la mutabilidad del virus y su resistencia al tratamiento.

Ante el panorama actual, se requiere una movilización comunitaria más extendida que no es posible sin el financiamiento de organismos y gobiernos que respondan de manera eficaz. Es necesaria la participación activa de personas con VIH en la investigación y en el financiamiento de programas que impactan en su calidad de vida. Es importante, asegurar el acceso universal al tratamiento, la promoción de la prueba de VIH, de acceso universal al tratamiento. Se requiere incrementar los estándares de calidad de los servicios de atención para PV’s, que sabemos están por debajo de lo requerido en muchos centros de salud. Es fundamental la incorporación de la perspectiva de género y los derechos humanos en las estrategias, en los programas y en las acciones en torno al VIH/SIDA.

“La guerra contra el SIDA no se ha ganado y miles de personas mueren diariamente de la enfermedad”. “Los activistas se han vuelto perezosos y no se puede bajar la guardia ni la voz para que se mantengan las promesas dadas en la lucha contra el sida”. “Los grandes líderes no nacen, se hacen, por lo que debemos pedir cuentas y estar detrás del presidente”. Por lo que en este país sea quien sea quien nos gobierne, en importante que el movimiento comunitario esté comprometido para exigir cuentas e impedir se den pasos para atrás en el tema. Estaremos pendientes de las actividades de la conferencia en espera de buenas nuevas que aporten iniciativas, propuestas y acciones para la respuesta al VIH.

La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor.