[La palabra informal] Escolaridad y desempleo

La palabra informal

Escolaridad y desempleo

Javier 9

@javier_nueve

voces@impetumexico.org

Como cualquier ciudadano mexicano y estudiante, he tenido una cierta curiosidad en el tema del empleo. En estas pasadas campañas presidenciales me llamó la atención que la candidata y los tres candidatos hayan publicado, declarado, o mencionado esto:

En su página de internet, Enrique Peña Nieto (PRI-Partido Verde) enlista 44 compromisos, tanto nacionales como estatales. Únicamente en 2 de ellos se incluye a los jóvenes. Y me refiero específicamente al número 12 “alcanzar la cobertura universal en educación media superior” y, el 39 “aumentar al menos a 45% la cobertura en Educación Superior”.

En el caso de Josefina Vázquez Mota, la panista proponía mejorar la educación “… con miles de escuelas con horario de 8 A.M. a 5 P.M. donde los niños y jóvenes puedan leer libros, aprender matemáticas, un segundo idioma, tener clases de música, y hacer deporte…”.

Andrés Manuel López Obrador, candidato de las izquierdas, en Chihuahua declaró, ofrecer “abrazos, no balazos” y arrancar a los jóvenes de las manos del crimen organizado a través de estudio y empleo, incorporándolos “casa por casa”.

Gabriel Quadrí (Nueva Alianza) proponía “vincular al aparato económico y a las empresas, evaluar y reclutar a maestros y funcionarios, perfeccionar y desarrollar el Examen Nacional de Conocimientos y Habilidades (Enlace); y, establecer a la escuela como un espacio de participación, generadora de sociedad civil”.

Debo de recalcar la idea de que esto fue recopilado durante las campañas presidenciales. Ahora la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Secretaría de Educación revelan que 900 mil jóvenes tienen nivel de licenciatura y 120 mil, maestrías y doctorados.

De acuerdo con los números, el panorama para aquellos que cuentan con mayor preparación académica es desfavorable. Tienen un salario promedio de 26 mil 710 pesos. Agregando que cada año alrededor de 3 mil jóvenes se gradúan como doctores, pero menos de la mitad logra un trabajo fijo y bien remunerado. Esto es, de esos 3 mil doctores sólo 30 por ciento se coloca en el sector público y 50 por ciento está desempleado.

Para los mexicanos con un grado de licenciatura, las oportunidades en el mercado laboral tampoco son óptimas, sólo el 3.4 por ciento de las vacantes se dirigen, a este perfil. El ingreso promedio para ellos es de 12 mil 347 pesos, uno de los más elevados del mercado.

Constituyen alrededor de la tercera parte de la población total y de la población económicamente activa, en su mayoría son educados y tienen mayor capacitación que generaciones anteriores, son urbanizados y mejor informados, pero se enfrentan en condiciones muy difíciles a su futuro económico. Muestra de ello son las altas tasas de desempleo que duplican o triplican las de los adultos. Se ha hecho patente la frustración creciente de miles de jóvenes que han optado por nutrir las filas de los trabajadores informales, buscar la aventura en la migración ilegal hacia Estados Unidos o bien, en casos más agresivos, encontrando respuestas a sus expectativas económicas en actividades delictivas y violentas.

En la actualidad tener cédula profesional ya no garantiza un prometedor futuro, entonces ¿para qué la escuela y educación de calidad? En cuanto a lo que a mí concierne, lo que me interesa es trabajar inmediatamente, claro de lo que estudié y así poder desarrollar lo que aprendí en la licenciatura. Bueno solo es la opinión de este servidor.

La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor.